Follow by Email

http://www.frayescoba.info/

miércoles, 6 de junio de 2018

VERDADES INCOMODAS DE NUESTRO SER



Si nos abrimos a la luz hemos de reconocer muchas verdades incómodas; como la de nuestra precariedad humana, torpeza y pecado. Son parte de nuestra naturaleza caída, aunque no nos guste, aunque tengamos la tendencia natural o fuerte propensión a la soberbia con la que nos engañó el diablo haciéndonos pensar que podemos ser como Dios. Y los hombres ignorantes e incautos nos creímos su engaño, y nos creemos dioses. Tan ignorantes como la rana que nace en el fondo de un pozo del que nunca podrá salir, y cree que ese es todo el mundo existente. Así de temerarios son nuestros juicios cuando nos atrevemos a fiarnos de ellos, siendo que se basan en el escaso 1% que conocemos.



CREO QUE SERIA SANO Y BUENO ACEPTAR VERDADES COMO ESTAS:

-      Nunca llegaremos a conocer ni el 1% de la realidad de este mundo, ni menos de los realidades espirituales y eternas.

-      Ningún ser humano puede conocerte totalmente; tan solo una pequeña parte, a veces distorsionada por las máscaras que las modas nos imponen, así como nuestro propio engaño del ego humano que quiere aparentar. Por ende, tampoco podrán entenderte totalmente, así como tú no podrás ni conocer ni entender a los demás.

-      Ni siquiera uno se conoce a si mismo, y menos puedes conocer a otro, pues solo Dios ve el corazón. No conoces de su historia, de sus interpretaciones, sensibilidad, educación, talentos recibidos, traumas, necesidades, etc…; hay que aceptar que el otro es OTRO. Te trasciende y siempre será misterio para nuestra corta mirada humana.

-      Nadie puede ver las cosas como tu las ves. Nos caracteriza la subjetividad, desde nuestra mirada parcial e imperfecta, influida por nuestro desconocimiento, instintos, gustos, caprichos, prejuicios, tendencias, apegos, etc… por ello no deberíamos fiarnos de nosotros mismos, pues estamos lejos de ver lo que realmente es y conviene. Fiémonos siempre mas de la Iglesia y de Dios.

-      Tenemos capacidades y carismas distintos, nos fijamos en detalles distintos, tenemos distintos gustos, preferencias, habilidades. Venimos de familias y educaciones distintas. Hemos escuchado diferentes fuentes de información, hemos hecho amigos distintos y hablado con gente diferente, por lo que no podemos ver ni pensar lo mismo. Aunque compartamos algunas ideas, nunca será igual en todo.

-      Aunque es cierto que nos une lo esencial y más importante: una misma dignidad humana -que merece todo respeto, por más limitaciones que tenga, físicas, psicológicas o morales- somos creados a imagen y semejanza de Dios y compartimos esa misma dignidad, como hijos amados que somos.

-      Ningún ser humano tiene amor puro y verdadero, pues esta mezclado de egoísmo, de intereses personales y deseos que nublan el espíritu.


-      Nadie puede darte felicidad; esto es un valor que se conquista con el propio crecimiento espiritual. No puede venirte de afuera, ni de otra persona, ni mucho menos de lo material.

-      Absolutamente nadie puede responder siempre a tus expectativas. Acepta que antes o después se verán frustradas. Acepta que así es normal o incluso así debe ser, pues tu no eres Dios, ni el centro en torno al cual debe girar nadie. Tu subjetividad limitada es tan respetable como la del otro. Cada uno debemos procurar agradar a Dios antes que a los hombres.

-      Tampoco tu puedes satisfacer siempre las expectativas de otra persona; de nadie. Tal vez a veces sí, pero otras veces les defraudarás. No puedes agradar siempre y en todo. Ni debes pretenderlo, pues a quien has de procurar agradar ante todo es a Dios.

-      Aceptemos que todos somos inmensamente torpes y pecadores, que sabemos muy poco, que somos como niños necios y caprichudos. Aunque tengamos algunas neuronas capaces de adquirir y acumular algunos conocimientos, que nos hacen sentirnos grandes y sabios, seguimos siendo torpes para vivir los valores del cielo, y muy propensos a las ataduras de nuestro desorden egoísta (soberbia, avaricia, ira, gula, lujuria, envidia, pereza,) así como también a hacernos esclavos de nuestros propios apegos, prejuicios, ideas irracionales y erróneas, así como a todos los valores pasajeros de este mundo al que nos aferramos neciamente.


-      Aceptemos que así eres tú, yo, y así son los demás. Por lo que no puedes ni debes hacerte expectativas superiores a lo que este material humano te permite hacerte. No te casarás con alguien perfecto, sino enormemente defectuoso, necesitado de maduración y crecimiento, al que tendrás que ayudarle, y también dejarte ayudar por él, pues tu eres de esa misma pasta. Por eso dice el dicho: el que tiene pasta de diablo, tiene pasta de santo, pues es la misma. De nuestro trabajo y empeño cuidadoso dependerá que lleguemos a ser diablos o santos.

-      Yo soy pecado, tu eres pecado, cualquier otro es pecado. Solo Cristo puede liberar del pecado. Sin Cristo no puedo ser libre del mismo. Si no es uno será otro. Por ello no debería sorprenderte ver el pecado de cualquier otro ser humano, incluyendo el de tu pareja. Sabes de antemano que no ves ni el 1 % de su vida. Que solo Dios lo ve y conoce plenamente.

-      Tú ves solo una pequeña parte de su pecado, pero sabes que abunda, mucho más de lo que puedes ver, mientras no se abra a Cristo y se deje liberar de él.  Por ello tu empeño será ayudarle en ese camino de crecimiento en el que nos encontramos todos.

-      Cuanto más logres ayudarle a crecer espiritualmente y en santidad, mejor pareja o amigo tendrás y más podrá el ayudarte a ti. La pareja de cinco estrellas estará siempre por cultivar y trabajar. No creas que la vas a encontrar ya hecha sin tu esfuerzo y empeño.


-      En nuestra torpeza y comodidad facilista, quisiéramos que la rama creciera a fuerza de estirarla; es lo que hacemos cuando pretendemos que el otro cambie solamente porque yo así lo quiero y así se lo pido. No es tan fácil como quisiéramos. El crecimiento ha de venir desde el interior de cada uno, como a la rama y las hojas. No se puede forzar. Debe querer uno crecer y meditar la verdad para asimilarla.

-      Todo lo que puedes hacer es proponer, nunca imponer. Llevarle a Dios, para que escuche, pues El es el que da crecimiento. Con su Palabra Dios da espíritu y vida, no solo ideas. Por ello lo mejor que puedes hacer por tus seres queridos es acercarles a Él, que es la luz, la verdad y la Vida. Así crecerán y serán lo mejor que puedan ser, para beneficio tuyo y de todos.

-      Solo Dios puede cambiarnos, como ningún ser humano podría.  Pues sus palabras proceden el amor verdadero, no como las de otros seres humanos que ven solo parcialmente, desde su subjetividad y capricho, desde sus propios intereses, gustos o preferencias. Dios te habla con la verdad objetiva y con amor, y tiene un poder transformante, pudiendo doblegar nuestra voluntad y terquedad como ningún humano podría.


-      Nada se gana nunca con reprensiones sin amor, castigos o reproches, como queriendo forzar al otro a ser lo que uno quiere que sea. Esto sería muestra de no haber entendido o de no haber aceptado las ideas anteriores. Si las acepto tendré que respetar ese otro que de antemano se que es pecador, torpe, limitado, imperfecto, y que necesita de mí, de Dios y de los demás para crecer y mejorar. Tendré mas bien ayudarle a acercarse a la luz, para que sane su ceguera, y llevarle al único que puede liberarle del pecado y sacar lo mejor de él.

-      Muchas veces la ciencia es poco o nada científica. En especial cuando se endiosa, lo cual hace con mucha frecuencia, queriendo pasar como un dios que sabe todo y controla todo. Lejos de esto; a veces sus teorías no prueban nada, y son simple engañabobos, como en el caso de las explicaciones de la creación y de la existencia de todo. No hay un eslabón perdido, como nos enseñaron hace años, sino miles de eslabones perdidos. Simplemente no se puede explicar nada, y ninguna de sus teorías se acercan a dar ninguna explicación cabal, sensata y verdadera; tan solo pretender tal cosa sería ser anticientífico, pues simplemente no se puede comprobar, por ello seguirán siendo teorías. Tan falibles como la que hacen algunos al juzgar que Dios no existe solo porque no lo ven ni lo conocen a su manera científica.

-      Mucho menos cuando pretende hablar de temas que le superan, como si pudiera examinar a Dios científicamente, y se atreve a hacer juicios que no están en su área específica de lo físico y comprobable. No se puede nunca hablar de Dios ni mucho menos negarlo desde los métodos de la ciencia, pues Dios es espíritu y trasciende la competencia científica, que versa sobre el mundo temporal, material y visible. Incluso cuando usamos métodos científicos para comprobar milagros físicos, solo puede verse el milagro, pero nunca el origen del mismo.

martes, 22 de mayo de 2018

PARADOJAS EVANGELICAS





1.   ALEGRIA EN PADECIMIENTOS

Ø Col 1,24.  Ahora me alegro de mis sufrimientos por vosotros, y en mi carne, completando lo que falta de las aflicciones de Cristo, hago mi parte por su cuerpo, que es la iglesia,…

Ø Jn 12,24. En verdad, en verdad os digo que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; pero si muere, produce mucho fruto.

Ø 2 Co 1, Porque, así como los sufrimientos de Cristo son nuestros en abundancia, así también abunda nuestro consuelo por medio de Cristo. 6 Pero si somos atribulados, es para vuestro consuelo y salvación; o si somos consolados, es para vuestro consuelo, que obra al soportar las mismas aflicciones que nosotros también sufrimos. 7 Y nuestra esperanza respecto de vosotros está firmemente establecida, sabiendo que como sois copartícipes de los sufrimientos, así también lo sois de la consolación.

Ø 2 Co 12,9. Y Él me ha dicho: Te basta mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, muy gustosamente me gloriaré más bien en mis debilidades, para que el poder de Cristo more en mí. 10 Por eso me complazco en las debilidades, en insultos, en privaciones, en persecuciones y en angustias por amor a Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Ø Mt 5. BIENAVENTURANZAS. Felices los pobres, los que sufren, los que lloran, los perseguidos por causa de la justicia, …

Ø Hch 5,40. Ellos aceptaron su consejo, y después de llamar a los apóstoles, los azotaron y les ordenaron que no hablaran en el nombre de Jesús y los soltaron. 41 Ellos, pues, salieron de la presencia del concilio, regocijándose de que hubieran sido tenidos por dignos de padecer afrenta por su Nombre.

Ø Fil 1,29. Porque a vosotros se os ha concedido por amor de Cristo, no sólo creer en El, sino también sufrir por El, 30 sufriendo el mismo conflicto que visteis en mí, y que ahora oís que está en mí.






2.  FUERZA EN LA DEBILIDAD

Ø 2 Cor 4,7 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la extraordinaria grandeza del poder sea de Dios y no de nosotros. 8 Afligidos en todo, pero no agobiados; perplejos, pero no desesperados; 9 perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos;

Ø 2 Co 12, 9. Y Él me ha dicho: Te basta mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, muy gustosamente me gloriaré más bien en mis debilidades, para que el poder de Cristo more en mí. 10 Por eso me complazco en las debilidades, en insultos, en privaciones, en persecuciones y en angustias por amor a Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Ø 1 Co 1,26. Pues considerad, hermanos, vuestro llamamiento; no hubo muchos sabios conforme a la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; 27 sino que Dios ha escogido lo necio del mundo, para avergonzar a los sabios; y Dios ha escogido lo débil del mundo, para avergonzar a lo que es fuerte; 28 y lo vil y despreciado del mundo ha escogido Dios; lo que no es, para anular lo que es; 29 para que nadie se jacte delante de Dios. 30 Mas por obra suya estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual se hizo para nosotros sabiduría de Dios, y justificación, y santificación, y redención, 31 para que, tal como está escrito: EL QUE SE GLORIA, QUE SE GLORIE EN EL SEÑOR

Ø 1 Co 4,9. Porque pienso que Dios nos ha exhibido a nosotros los apóstoles en último lugar, como a sentenciados a muerte; porque hemos llegado a ser un espectáculo para el mundo, tanto para los ángeles como para los hombres. 10 Nosotros somos necios por amor de Cristo, mas vosotros, prudentes en Cristo; nosotros somos débiles, mas vosotros, fuertes; vosotros sois distinguidos, mas nosotros, sin honra. 11 Hasta el momento presente pasamos hambre y sed, andamos mal vestidos, somos maltratados y no tenemos dónde vivir; 12 nos agotamos trabajando con nuestras propias manos; cuando nos ultrajan, bendecimos; cuando somos perseguidos, lo soportamos; 13 cuando nos difaman, tratamos de reconciliar; hemos llegado a ser, hasta ahora, la escoria del mundo, el desecho de todo.



3.  EL PRIMERO SERA EL ULTIMO Y VICEVERSA

Ø Mc 10,43.  Pero entre vosotros no es así, sino que cualquiera de vosotros que desee llegar a ser grande será vuestro servidor, 44 y cualquiera de vosotros que desee ser el primero será siervo de todos.

Ø Mt 19,30 y 20,16. Así, los últimos serán primeros, y los primeros, últimos.

Ø Mc 10,31 y Lc 13,30.



4.  LA RIQUEZA EN LA POBREZA

Ø 2 Co 8,9. Porque conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que siendo rico, sin embargo por amor a vosotros se hizo pobre, para que vosotros por medio de su pobreza llegarais a ser ricos.

Ø Mt 6,25. Por eso os digo, no os preocupéis por vuestra vida, qué comeréis o qué beberéis; ni por vuestro cuerpo, qué vestiréis. ¿No es la vida más que el alimento y el cuerpo más que la ropa? 26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros, y sin embargo, vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros de mucho más valor que ellas? 27 ¿Y quién de vosotros, por ansioso que esté, puede añadir una hora al curso de su vida? 28 Y por la ropa, ¿por qué os preocupáis? Observad cómo crecen los lirios del campo; no trabajan, ni hilan; 29 pero os digo que ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de éstos. 30 Y si Dios viste así la hierba del campo, que hoy es y mañana es echada al horno, ¿no hará mucho más por vosotros, hombres de poca fe? 31 Por tanto, no os preocupéis, diciendo: ``¿Qué comeremos? o ``¿qué beberemos? o ``¿con qué nos vestiremos? 32 Porque los gentiles buscan ansiosamente todas estas cosas; que vuestro Padre celestial sabe que necesitáis de todas estas cosas. 33 Pero buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. 34 Por tanto, no os preocupéis por el día de mañana; porque el día de mañana se cuidará de sí mismo. Bástele a cada día sus propios problemas.




5.  SABIDURIA EN LA NECEDAD

Ø 1 Co 1,20. ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde el escriba? ¿Dónde el polemista de este siglo? ¿No ha hecho Dios que la sabiduría de este mundo sea necedad? 21 Porque ya que en la sabiduría de Dios el mundo no conoció a Dios por medio de su propia sabiduría, agradó a Dios, mediante la necedad de la predicación, salvar a los que creen. 22 Porque en verdad los judíos piden señales y los griegos buscan sabiduría; 23 pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, piedra de tropiezo para los judíos, y necedad para los gentiles; 24 mas para los llamados, tanto judíos como griegos, Cristo es poder de Dios y sabiduría de Dios. 25 Porque la necedad de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres.

Ø 1 Co 1, 26. Pues considerad, hermanos, vuestro llamamiento; no hubo muchos sabios conforme a la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; 27 sino que Dios ha escogido lo necio del mundo, para avergonzar a los sabios; y Dios ha escogido lo débil del mundo, para avergonzar a lo que es fuerte; 28 y lo vil y despreciado del mundo ha escogido Dios; lo que no es, para anular lo que es; 29 para que nadie se jacte delante de Dios. 30 Mas por obra suya estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual se hizo para nosotros sabiduría de Dios, y justificación, y santificación, y redención, 31 para que, tal como está escrito: EL QUE SE GLORIA, QUE SE GLORIE EN EL SEÑOR.



6.  GLORIA EN LA HUMILLACION



Ø Jn 12 26 Si alguno me sirve, que me siga; y donde yo estoy, allí también estará mi servidor; si alguno me sirve, el Padre lo honrará.

Ø Lc 1,46.   Mi alma engrandece al Señor,
47 y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.
48 Porque ha mirado la humilde condición de esta su sierva;
          pues he aquí, desde ahora en adelante todas las generaciones me tendrán por bienaventurada.
51 Ha hecho proezas con su brazo; ha esparcido a los soberbios en el pensamiento de sus corazones. Ha quitado a los poderosos de sus tronos; y ha exaltado a los humildes;
53 A LOS HAMBRIENTOS HA COLMADO DE BIENES y ha despedido a los ricos con las manos vacías.

Ø 2 Co 4,7. Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la extraordinaria grandeza del poder sea de Dios y no de nosotros. 8 Afligidos en todo, pero no agobiados; perplejos, pero no desesperados; 9 perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos; 10 llevando siempre en el cuerpo por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo. 11 Porque nosotros que vivimos, constantemente estamos siendo entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo mortal.

Ø 2Co 4,16. 16 Por tanto no desfallecemos, antes bien, aunque nuestro hombre exterior va decayendo, sin embargo nuestro hombre interior se renueva de día en día. 17 Pues esta aflicción leve y pasajera nos produce un eterno peso de gloria que sobrepasa toda comparación, 18 al no poner nuestra vista en las cosas que se ven, sino en las que no se ven; porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Ø Jn 12,23. Jesús les respondió, diciendo: Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado. En verdad, en verdad os digo que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; pero si muere, produce mucho fruto. 25 El que ama su vida la pierde; y el que aborrece su vida en este mundo, la conservará para vida eterna.




7.  VIDA EN LA MUERTE

Ø Jn 12 25 El que ama su vida la pierde; y el que aborrece su vida en este mundo, la conservará para vida eterna.

Ø Fil 1,21. Pues para mí, el vivir es Cristo y el morir es ganancia. 22 Pero si el vivir en la carne, esto significa para mí una labor fructífera, entonces, no sé cuál escoger, 23 pues de ambos lados me siento apremiado, teniendo el deseo de partir y estar con Cristo, pues eso es mucho mejor; 24 y sin embargo, continuar en la carne es más necesario por causa de vosotros.

Ø 2 Cor 4,10. …llevando siempre en el cuerpo por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo. 11 Porque nosotros que vivimos, constantemente estamos siendo entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo mortal. 12 Así que en nosotros obra la muerte, pero en vosotros, la vida.



viernes, 11 de mayo de 2018

MUCHOS RECHAZAN A LA IGLESIA




Como decía monseñor Fulton Sheen son poquísimos los que odian a la Iglesia, pero son muchos los que odian lo que ellos creen que es la Iglesia, lo cual es muy diferente.

En efecto, es el desconocimiento de la Iglesia lo que lleva a muchos a rechazarla. Así como fue el desconocimiento de Cristo uno de los factores que llevó a muchos a rechazarlo y condenarlo a muerte. Y como dijo Jesús mismo desde la cruz: perdónalos porque no saben lo que hacen. Pero perdónalos, porque están pecando, yendo contra la ley natural, que los mandamientos reafirman y explicitan.

El no saber nos caracteriza; solo sabemos lo que llegamos a investigar para poder conocer. “¿Como creerán si no se les predica? ¿En quién van a creer si no se les anuncia? La fe viene por la predicación” Rom 10,16ss.

Y como no se valora lo que no se conoce, ni mucho menos se puede amar, pues se rechaza sin saber, y con el atrevimiento propio de la ignorancia se descarta y se desprecia.

Al hablar de que la Iglesia católica sigue siendo la institución con más obras de caridad de todo tipo por el mundo entero; alguien me decía que nunca había oído tal cosa, que, porque no se daba a conocer todo eso, porque mucha gente tiene una visión negativa de la Iglesia y no sabe esto.

En realidad, si se habla, pero solo lo escuchan los que lo quieren escuchar. Es como si yo dijera: ¿porque nunca se habla de que hay campeonatos de motocrós? No tengo idea de que haya tal cosa, nunca me he cruzado con un motocrosista, no conozco ningún nombre de este deporte, …

Sucede que para saber de algo hemos de indagar en ello. Y si me meto a buscar seguramente encuentro mucho de motocrós que no sabía. Pues mucho mas con la Iglesia, que siempre fue rechazada por el mundo y hasta perseguida. No esperemos que los medios de comunicación den buena nota de asuntos de Iglesia, pues son enemigos de la misma, y simplemente la ignoran, y cuando hablan es para mal, para sacar escándalos o para desacreditarla con lo que reportan y con el modo en que lo reportan.

El que quiera saber de algo deberá entrar en canales apropiados y buscar sobre eso. No esperemos ver muchas cosas en los medios habituales del mundo, y menos lo católico. Los medios de comunicación principales y servidores de noticias para todo el mundo son manejados por mentalidad de izquierda anti Dios y anti Iglesia, quieren rehacer el mundo y quisieran un mundo sin Dios, como vemos en las noticias y películas que nos presentan.

Para conocer de Dios habremos de buscar pues en canales católicos de radio, TV o redes sociales y encontraremos mucho que no habíamos oído nunca, pues en pocos años el mundo -que ya era cristiano en su mayoría en occidente- se paganizó a gran escala y relegó a la Iglesia y su fe como a creencias subjetivas y privadas de las que mejor ni hablar.

De hecho, Cristo llamó al diablo “príncipe de este mundo”, y parece que así lo es, pues el mundo rechaza visceralmente a Dios, en particular a los cristianos, sin razón aparente, pues solo hacen el bien, auxilian a los necesitados de mil maneras y predican amor y perdón. ¿Porque habría de ganarse esta religión más odio del mundo que otros que son asesinos natos desde el origen de su existencia y hasta el día de hoy?

El que hace el mal se esconde de la luz, para que sus obras no se pongan en evidencia” cf. Jn 3,19-21. El que no quiere salir del mal camino, porque ama el mal camino, se aparta de la luz, pues la verdad le incomoda, prefiere los halagos aduladores de los que le aprueban su mala vida y le refuerzan en su pecado diciéndole que todo está bien así.




El enemigo o diablo odia a Dios y a su Iglesia, por El fundada. Por ello la persigue a muerte. Quiere el diablo ofender a Dios destruyendo la creación tal como él la pensó y planeo, y hoy vemos muchos vestigios de ese “borrón y cuenta nueva” que quiere hacer el diablo con la creación divina, queriendo cambiar todos los paradigmas y planes que Dios tenia para nuestro bien. El diablo es enemigo de Dios y de los hombres y por eso se goza en cuanto nos pueda perjudicar y destruir, pues es homicida y padre de la mentira, como dice Jesús (Jn 8,44). Veamos algunos ejemplos de esto:

-      Dios creo 2 géneros: hombre o mujer. El mundo, instigado y engañado por el maligno cita mas de 100. Obviamente inventados, contra toda lógica y ciencia, contra la razón, sentido común y la biología.

-      Dios creo al ser humano a su imagen y semejanza y le dio poder sobre todos los animales y creación que estarían a su servicio. El mundo actual parece invertir este orden, y llega a amar mas a los animales que a las personas. Muchos animales son tratados como hijos y muchos hijos son rechazados y maltratados.

-      Dios nos creó para darnos vida y vida en abundancia. La gloria de Dios es el hombre vivo. Y el diablo se ensaña contra El y contra nosotros con el aborto, eutanasia, suicidio asistido, experimentos con embriones, bombas químicas, guerras, etc.…. Cultura de la muerte que se vive hoy.

-      Legisladores propiciando que el hombre sea lobo para el hombre, fomentando y permitiendo que se demanden y hieran mutuamente sin razón alguna, contra todo sentido común, apelando a la letra, que mata.

-      Dios puso en nosotros una conciencia que acepta y comprende imperativos básicos de lo que se puede conocer como ley natural: el valor inalienable de la vida, de la verdad, de la justicia, … por lo que entendemos desde niños como instintivamente lo que esta bien y lo que está mal. Entendemos lo que es justo o injusto, que matar o robar es malo, etc.

-      Pero el mundo actual, instigado por el maligno o padre de la mentira, ha querido ir incluso contra la ley natural, llevando a muchos a ver como bueno lo que es malo y como malo lo que es bueno. Es por ello que se atenta contra derechos humanos básicos como derecho a la vida (aborto, eutanasia, suicidio asistido) o el de la libertad religiosa (se quitan signos religiosos de lugares públicos y se persigue, mientras se permite cualquier otra creencia y signos de satanás o de supersticiones absurdas).

Fil 3,17 hay muchos que viven como enemigos de la cruz de Cristo. Esos tales acabarán en la perdición, porque su dios es el vientre, se enorgullecen de lo que deberían avergonzarse y sólo piensan en cosas de la tierra.

Is 5,20. Ay de los que a lo malo llaman bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; ¡que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!