Follow by Email

http://www.frayescoba.info/

jueves, 21 de septiembre de 2017

CIENCIA Y FE





Son como dos alas de un ave para volar. Como nos dice la encíclica razón y fe, son complementarias. De hecho, hombres de fe son los pioneros de las universidades en Europa desde el siglo XIII y de todas las ciencias. El hombre imagen y semejanza de Dios tiene la capacidad de investigar y conocer el mundo natural y así lo procuro siempre, para el bien de todos, y ese es el fin de la ciencia.

Lo que no puede la ciencia es hablar de lo no tangible como es todo lo espiritual y concerniente a la fe, pues eso no se puede medir con métodos o instrumentos científicos en modo alguno. Estos son para lo tangible.

La biblia tampoco puede nunca entrar en contradicción con la ciencia, por lo mismo, porque versa sobre algo diferente, sobre lo espiritual, invisible y sobrenatural. Así, valiéndose de diversos géneros literarios, (a veces fabulas, o relatos épicos, o poesía, o apocalíptica, o históricos o proverbios, prosa o reflexión, parábolas o narración descriptiva etc.) nos trasmite verdades de fe, reveladoras de facetas de Dios o de los hombres, de verdades espirituales, no materiales.

Nos debe tener sin cuidado si la verdad procede de un relato histórico o de una parábola, la verdad que se trasmite es la misma. Incluso para saber si es histórico o parábola se requeriría estudio histórico crítico o cualquier ciencia que teorice sobre esto, pero esto solo le interesa a la humana curiosidad, pues para la finalidad de la biblia es irrelevante, ya que trasmite la misma verdad sea mediante un género u otro.

Por ello nos dirá cualquier científico su teoría sobre si Adán y Eva fueron históricos o no lo fueron, el análisis literario te dirá si se refiere a personas concretas o a verdad histórica o a una forma de parábola con mensaje veraz. Esto es secundario y no es relevante para la fe, solo lo será tal vez para la ciencia, la cual poco puede decir de cómo vino todo a la existencia, pues no puede medir lo sucedido hace muchos miles de años, y no tenemos bolita mágica que nos lo diga, y por ello hay muchas teorías. Para nuestra fe saber ese cómo es secundario, pues nos basta saber que Dios es nuestro origen y nuestro padre, no es relevante saber el cómo lo hizo.

Pero independientemente de todo eso, Dios está hablando fuerte y claro a través de ese proceso de revelación inspirada por el Espíritu, a la que llamamos biblia, y valiéndose de distintos escritos y géneros, procedentes de diversos siglos y lugares, Dios e fue revelando claro a los hombres para que podamos conocerlo y amarlo. Y sigue Dios acompañándonos en esta peregrinación por medio de la guía del Espíritu Santo que prometió a su Iglesia.





Así, los textos del Genesis como los del apocalipsis transmiten verdades de nuestra fe, dejando la interpretación a quien le corresponde, a la Iglesia que es la que está en el origen de la misma biblia y la que puede decir lo que se quiere decir en cada caso. No se trata pues de un libro de historias ni biografías, pues los autores inspirados no eran historiadores ni biógrafos, no les interesaba tanto esto como lo relevante para nuestra fe, las verdades de nuestra fe, y nada más.

Así como la más autorizada para explicar el álbum de fotos es la familia a la que pertenece, pues es ella la que puede contar y relatar lo que ves en cada foto, y no el desconocido que llega a esa casa, de igual modo es la Iglesia la autorizada para explicar lo que quiere decir cada texto y como hay que entenderlo, desde su contexto y sentido profundo.
Hay tanta ignorancia de Dios y de lo espiritual que muchos llegan al absurdo de oponerlo con la ciencia. Él es el creador de todo, pero El, como todo lo espiritual no se puede medir con los instrumentos de la ciencia que solo miden lo material. Sería como querer saber la distancia entre dos ciudades con una balanza; simplemente no se puede. Y ninguna de los dos excluye la otra ni debe negarla, pues versan sobre objetos totalmente diferentes. la ciencia para lo material y medible y tangible. lo espiritual no es medible por la ciencia, es distinto. Así como no es espiritualmente que se pueden saber las cosas físicas o de la ciencia, así tampoco se pueden conocer científicamente las cosas espirituales.
De ahí que no se pueda nunca negar a Dios científicamente y resulta ridícula y absurda la afirmación de un científico sobre Dios, de que no lo ha visto o de que no existe… -es muestra de suma ignorancia espiritual-. Puede afirmarlo como cualquier ateo, no como científico, sin pruebas fidedignas, por decisión personal de preferir a creer en la nada como autora de todo lo que existe, antes que de creer en Dios.
De igual modo hay científicos, de todas las áreas de la ciencia, creyentes, y sus afirmaciones de Dios no provienen de su ciencia sino de su conocimiento de Dios por experiencia espiritual de fe, no por sus conocimientos científicos. Ambas áreas son distintas y complementarias, la fe y la razón, nunca excluyentes, ambas necesarias, una para el conocimiento de las cosas de este mundo físico y temporal, la otra para el conocimiento del sentido, de la trascendencia, de la razón de ser, de lo eterno, del alma.



ENGANOS DEL MUNDO Y DEL MALIGNO





Todo el desmoronamiento de la fe y de la vida espiritual de la gente, como siempre tiene también por detrás muchos engaños del maligno que no deja de sembrar su cizaña, sin que eso exima al hombre de su responsabilidad, pues es el que, de modo incauto e irresponsable, acepta esos engaños. Desde el Genesis hasta el evangelio vemos al padre de la mentira engañando a los hombres, adán y Eva cayeron, mientras que Jesús no se dejó engañar, y nos enseno el modo para no ser engañados, la oración, el fiarnos más de la palabra de Dios que de los propios sentidos o lógicas.

Las consecuencias de cada caso fueron evidentes, el que deja entrar esa mentira trae caos al mundo, división, pecado y muerte y Cristo, venciendo esos engaños, nos trae la libertad, la salvación y la vida eterna. Para que veamos ahí una muestra de la importancia de lo que creemos o no creemos, nos pone en un extremo o en otro, más que como del cielo a la tierra, o en el cielo o en el infierno.

El mundo y el también llamado por Jesús príncipe de este mundo vienen sembrando mentira y engaño en abundancia, y son muchos los que se dejan envenenar por ellos. Ahí podríamos revisar todos los engaños de la nueva era, como por ejemplo los siguientes:

-      No necesitas un dios, tú lo eres.

-      La salvación esta en ti.

-      Haz siempre lo que te nazca, en ti esta la divinidad.

-      Lo más auténtico es lo que nace de ti. (ignorando la naturaleza caída por el pecado)

-      No se necesita la religión.

-      Puedes ser espiritual sin ser religioso.

-      Puedes abrirte a “dios” sin saber ni de su revelación ni de su iglesia ni de compromiso ninguno, ni con dios y con nadie. (ambigüedad total)

-      Da igual en lo que crees.

-      Cualquier poder sobrenatural es el mismo, no importa si le llamas Jehová, o Mahoma o Jesús o Buda o Ala, …

-      Después de la muerte sigue la vida para todos. Hay luz para todos al otro lado del túnel. Nunca condenación ni nada de lo que revela Dios.

-      Lo que creas es la verdad para ti, sea lo que sea.

-      No hay una verdad absoluta, cada uno construye su verdad.

Estas, entre muchas otras, son las mentiras inventadas por hombres, nunca basadas en la biblia ni en la iglesia, y han sacado a muchos de ella; han apartado a muchos del Dios que Cristo nos vino a revelar, haciéndoles creer que no se necesita a Dios ni a Cristo, que puedes estar bien y hacer el bien sin Dios y sin la Iglesia, que puedes llegar a la vida eterna por ti mismo, que no necesitas ser salvado ni de ningún salvador.

martes, 8 de septiembre de 2015

INDICE E INTRODUCCION DEL LIBRO

A VER SI ME ENTIENDES… Y TE ENTIENDES
-Aprendiendo a convivir-
 
ÍNDICE
SECCIÓN I- CONSTRUIMOS NUESTRA REALIDAD
 
1.       TODA EXPERIENCIA ENSEÑA
2.      REALIDAD CONSTRUIDA CON EL LENGUAJE
3.      CÓMO PERCIBIMOS

4.      TU PERCEPCIÓN HACE TU REALIDAD

5.      ECO DE LA VIDA
6.      EXPECTATIVA CUMPLIDORA
 
SECCIÓN II- LO QUE NOS INFLUYE
 
1.    LO QUE INFLUYE EN LAS DECISIONES
2.   TU ATENCIÓN
3.   EFECTO RÉPLICA
4.   EXPERIENCIAS TRAUMÁTICAS
5.   LOS PARADIGMAS
 
SECCIÓN III- ACTITUDES
 

1.    ACTITUDES

2.   ACTITUD-REACCIÓN
3.   EJEMPLOS DE ACTITUDES DISTORSIONADAS

4.   PODEMOS CAMBIAR LAS ACTITUDES

5.   ACTITUD DESEABLE
 
SECCIÓN IV- NUESTRA REALIDAD LIMITADA
 
1.    LA HUMANA LIMITACIÓN
2.   ¿SE PUEDE UNO AUTOENGAÑAR?
3.   CADA UNO ES UN MUNDO
4.   ¿QUÉ SIGNIFICA SER SUBJETIVO?
5.   TIPS DE PERSONALIDAD
6.   ¿POR QUIÉN PUEDO HABLAR?
7.   POSTURAS DE VICTIMISMO
 
SECCIÓN V- ASERTIVIDAD
 
1.    ASERTIVIDAD SIN FRIALDAD
2.   CARACTERÍSTICAS DE LA PERSONA ASERTIVA

3.   CREENCIAS IRRACIONALES QUE IMPIDEN LA ASERTIVIDAD

4.   CONDUCTAS QUE AFIRMAN LA ASERTIVIDAD
5.   PARA APRENDER A HABLAR ASERTIVAMENTE
6.   ASERTIVIDAD SUPEDITADA AL AMOR
7.   HAZ LO QUE QUIERES –ASERTIVIDAD-
 
SECCIÓN VI- ERRORES COMUNES EN JUICIOS
 
1.     LOS JUICIOS

2.    JUZGAR EL AYER CON CRITERIOS DE HOY

3.    JUZGAR EL TODO POR LA PARTE
4.    CREER COMO OBJETIVAS LAS PERCEPCIONES SUBJETIVAS
5.    JUZGAR DESDE AFUERA
6.    GENERALIZACIONES
7.    JUICIOS HUMANOS ¿CREÍBLES?
8.    LOS PROPIOS JUICIOS ¿CREÍBLES?
 
SECCIÓN VII- LAS CREENCIAS
 
1.      CREENCIAS FALSAS DISFUNCIONALES
2.     MODOS DISTORSIONADOS DE PENSAR
3.     ALGUNAS IDEAS IRRACIONALES
4.     PENSAMIENTOS PERTURBADORES
5.     CÓMO CAMBIAR CREENCIAS Y CONDUCTAS
 
SECCIÓN VIII- LA AUTOESTIMA
 
1.     SOBRE LA AUTOESTIMA
2.    ¿DE DÓNDE PUEDE VENIR LA FALTA DE AUTOESTIMA?
3.    UNA AUTOESTIMA SANA
4.    CONSECUENCIAS DE AUTOESTIMA DAÑADA
A.  EN PERSONAS MÁS EXTROVERTIDAS Y FUERTES
B.   EN PERSONAS MÁS INTROVERTIDAS Y SUMISAS
 
SECCIÓN IX- LOS CAMBIOS SON POSIBLES
 
1.     FORMAS DE CAMBIAR HÁBITOS
2.    ¿QUÉ TE DICES A TI MISMO?
3.    CÓMO RENOVARNOS
4.     CÓMO CAMBIAR SENTIMIENTOS DESAGRADABLES
 
SECCIÓN X- LAS RELACIONES
 
1.    ERRORES USUALES EN RELACIONES INTERPERSONALES
 
A.  PROYECTARNOS
B.   QUERER IMPONER NUESTROS CRITERIOS AL OTRO
C.  DECIDIR POR LOS DEMÁS
D.  QUERER CAMBIAR A LOS OTROS
E.   CULPAR A LOS DEMÁS DE LO QUE NOS PASA
F.   ERRORES DE INTERPRETACIÓN
G.  JUICIOS PRECIPITADOS
 
2.   PONTE EN SUS ZAPATOS
3.   RELACIONES DISFUNCIONALES
4.   LENGUAJES DISTINTOS DE CADA PERSONA
5.   RECOMENDACIONES PARA MEJORES RELACIONES
6.   ALGUNAS CUALIDADES DE LAS RELACIONES SANAS
 
SECCIÓN XI- RELACIONES FAMILIARES
 
1.    VIDA FAMILIAR
2.   SABER EXPRESAR TODO
3.   APRENDER A ESCUCHAR
4.   NADIE TE PUEDE OFENDER
5.   PODER DE TUS REACCIONES
6.   REFORZAMOS LO QUE HABLAMOS
 
SECCIÓN XII- MEJORANDO LA VIDA
 
1.    ACEPTAR LA REALIDAD
2.   CÓMO ABORDAR LOS RESENTIMIENTOS

3.   VISIÓN CLAVE: LA DE JESÚS

4.   APRENDE A PERDONAR
5.   EJEMPLOS DE SUPERACIÓN
6.   IMPORTANCIA DE LOS VALORES
7.   APUNTANDO A LA SOLUCIÓN
8.   DEJA A DIOS SER DIOS
 
CONCLUSIÓN
 
                                        __________                                            
 
INTRODUCCIÓN                                  
 
Me gusta ver la vida como un proceso de reflexión permanente; ninguna idea será la última ni la definitiva, siempre pueden ser enriquecidas y cambiadas con los nuevos tiempos que traen siempre nuevos conocimientos, modas, conceptos, sensibilidad a nuevos aspectos que antes ni se pensaban, ni se veían de ese modo.
 
Este escrito quiere ofrecer material para meditar sobre nuestras concepciones de vida, sobre las relaciones interpersonales, sobre nuestros valores y principios, de cara a poder modelar mejor la imagen de persona que quisiéramos ser y que nos haría más felices a nosotros y a nuestro prójimo. Por ello creo que puede resultar muy terapéutico y enriquecedor si queremos leerlo y entenderlo a profundidad.
 
La calidad de vida personal no nace, se hace; somos un proyecto en construcción, nunca acabado, y llamado a optimizarse constantemente, pues también podríamos destruirnos tomando malas decisiones o descuidando el interés cotidiano por mejorar. Así como desde que nacemos necesitamos la guía y orientación de nuestros padres, pues sin un proceso educativo seríamos incapaces de buenas relaciones o buenas obras, así necesitamos de orientación como de la luz durante toda la vida; ese proceso de crecimiento no acaba nunca; no podemos bajar la guardia, hemos de cuidar siempre nuestros actos y actitudes para poder recoger buenos frutos y ser más felices.
 
Se requiere de la labor formativa y educativa que es la que nos va modelando como el alfarero a su vasija, o como el escultor hace una figura, quitando por donde sobra y añadiendo por donde falta, para lograr su ideal. Esa labor que han intentado hacer nuestros formadores (padres, maestros o amigos) no sustituye la que corresponde a cada uno por sí mismo, tanto en el control de los instintos y emociones, como de los comportamientos y modos de expresar; pues las ideas que aceptamos y hacemos nuestras, pueden ser edificantes o destructivas.
 
De ahí que debamos desarrollar un ojo crítico para distinguir lo conveniente de lo inconveniente, lo sano de lo perjudicial, el alimento bueno del nocivo. Nuestro mundo tiene mucho de ambos; tanto en internet, en la TV, como en revistas y en la calle, podemos encontrar de todo, tanto de lo bueno y recomendable como de “basura” dañina para el buen desarrollo humano. Por ello se requiere de criterio para discernir y cuidar nuestro espíritu de lo que dejamos entrar en nosotros, pues no somos camiones de basura para recoger todo lo que nos echen. Del mismo modo que evitamos comer algo estropeado que puede infectar nuestro estómago, hay que cuidar lo que comemos con la mente, ya que también puede ser perjudicial.
 
Presento aquí algunas directrices que pueden servirnos de apoyo para ayudarnos a conocernos y valorarnos, para sacar lo mejor de nosotros mismos. Se trata de unas reflexiones que no excluyen la perspectiva de la fe que yo tengo y valoro como el máximo tesoro que pueda tener un ser humano, respetando mucho a quien no la comparte.
 
Desde las enseñanzas recibidas de la teología y la psicología, pero sobre todo desde las recibidas por la experiencia de cada día, de vida espiritual y convivencia fraterna en comunidad, he querido compartir estas ideas esperando que puedan servirte de ayuda, querido lector, como me han servido y me siguen sirviendo a mí cada día. De ahí que sugiera tomar este libro, más que como novela para leer de corrido, como un libro de texto, o guía para profundizar poco a poco, con las reflexiones que se indican tras cada capítulo.
 
Quiero decirte también que se vale disentir en cualquiera de los puntos que presento aquí pues, como es normal, no podemos verlo todos del mismo modo. Lo digo porque creo que no debes tomar nada de lo aquí presentado como la última palabra, ni mucho menos como receta a seguir. El criterio de tus acciones ha de ser siempre tuyo, como responsable que eres, desde tu propio discernimiento espiritual, eso sí, tomando en cuenta todas las luces o ideas, que puedas recibir, sea de este material o sea de otros que has recibido durante toda la vida. Hay un trabajo ineludible que es la asimilación personal de lo que recibimos, para sacar nuestras propias deducciones y convicciones.
 
Para asimilar ideas y reflexiones puede ser de gran ayuda la meditación; si puede ser desde la fe y la presencia de Dios, mucho mejor, pues es la manera en que hacemos nuestras las ideas, para que sean convicciones personales que nos dan criterio para discernir lo mejor. Recomiendo especialmente la meditación sobre la vida misma, sobre nuestros errores o experiencias poco satisfactorias, de modo que podamos encontrar alternativas, para que, cuando nos suceda algo similar, podamos responder de modo más adecuado.
 
Aquí espero que puedas encontrar algo de luz para aceptarte y amarte, como también para conocer y amar a los demás; para ayudarte en tu vida personal, a tu propia felicidad, a mejorar las relaciones con la pareja, los amigos y cualquier persona. Sin embargo, de nada serviría eso, como tampoco aprovecharía ir al mejor psicólogo o médico, si luego uno no practica lo que se le indica. Nadie puede ayudarnos como podemos y debemos hacerlo nosotros mismos a diario. Dios cuenta con ello, necesita nuestra colaboración para ir sacando de nosotros lo más valioso, que también está en nosotros. Como decía Santa Teresita: “Las más bellas y grandiosas ideas no servirían de nada si no se practican y se llevan a la vida”.
 
Presento los temas por secciones, integradas, a su vez, por capítulos breves y sencillos, todos relacionados con los modos de concebir que influyen en las relaciones humanas. Cada tema finaliza con unas preguntas que pueden ayudar a la meditación personal o también para ser compartidas en grupos; idealmente uno sólo en cada ocasión, para poderlo asimilar mejor. A veces deliberadamente se incide en un mismo tema más de una vez, desde ángulos distintos, con el fin de hacer posible una mejor comprensión del mismo, ya que un clavo no entra de un sólo martillazo, por lo que puede ser conveniente reincidir sobre lo mismo.
 
Espero que estas reflexiones sean de tu agrado, resulten útiles para tu vida personal y te ayuden a tener relaciones más satisfactorias con todos los que te rodean, para que pongas tu granito de arena en mejorar la verdadera calidad humana tan necesaria en nuestro mundo.